Artículos

Bouquet y el rock en Cienfuegos

El Rock and Roll como movimiento musical y estilo de vida llegó a Cuba directamente de Estados Unidos alrededor de 1956, promovido específicamente por el séptimo arte. El estudioso e investigador Humberto Manduley, aportó datos significativos sobre el devenir de esta novedosa música y sobre las cifras y particularidades de las casas disqueras en la Isla, con su libro Hierba Mala. Una historia del Rock en Cuba. Los últimos años de la década del 50, estuvieron marcados por un boom rocanrolero que marcó pautas sociales, estéticas y musicales en el —hasta ese momento— apacible modo de vivir del cubano. Esta manera de hacer y pensar, se ha extendido hasta la actualidad donde, todavía hoy, se consume y practica este tipo de música.

Leer más...

Alexander Abreu: entre la seducción y el miedo de actuar

Aunque es mejor conocido por sus laboreos musicales, Alexander Abreu Manresa (Cienfuegos, 6 de septiembre de 1976) ha demostrado en no pocas ocasiones, que es uno de esos interpretes capaces de vigorizar (siempre en un plano de franqueza y hasta autorepresentación) sus cometidos como cantante y trompetista a través de los recursos actorales. Es probable que los orígenes de esta latente sensibilidad se localicen en la infancia, al calor de Rosa Campos (la Tía Rosa) y algunas puestas musicales, como Los Trocacuentos, en la que asume a varios personajes en una macrohistoria sustentada en equívocos y juegos escénicos. El texto coral, que fue publicado a raíz de un “Cubadisco”, nos permite reconocer su capacidad para desdoblarse y asumir el trance de la caracterización.

Leer más...

Enrique Rosas y el cine en Cienfuegos

Es a partir de 1904 que el cinematógrafo comienza a afianzarse en la ciudad de Sévres y en 1905 es elocuente que hay un debilitamiento de los espectáculos teatrales debido a la intrusión del cine. Incluso, algunos espectáculos como los de la Presa (diciembre de 1905) insisten en el uso de cinema-Lumiére para condimentar sus presentaciones escénicas. Todavía en octubre de 1907 regresa con su compañía a Cienfuegos resguardada por el invento francés. Aún en las noches de baile el Terry exhibe un programa de cortos cinematográficos y el Salón Recreo, fundado un año antes, estrena un ambicioso programa que incluye filmes al modo de Un combate naval, “vista de emocionante asunto”, y todo por el precio de un real. El pequeño local no fue colmado por los públicos debido a la presencia en el coliseo mayor de un habilidoso actor y empresario mexicano: Dionisio Enrique Rosas Aragón (1877-1920).

Leer más...

ARTÍCULOS RELACIONADOS...

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua